Una vida entre agua y cloro

BERTA CANTÓ

“Una vida entre agua y cloro”

Por Ulrich Álvarez // 

Son las 5:45 de la mañana y Mataró aún no se ha despertado. Los primeros rayos de sol dan en la cara de unos jóvenes que, mochila a la espalda, se dirigen a la piscina desde distintos puntos de la ciudad. “Cuesta levantarse a estas horas de la mañana, pero motiva el hecho de poder nadar un Campeonato de España”, afirma Berta Cantó (Mataró, 1989), mientras se seca el pelo, empapado aún de cloro y agua. Y es que para ella la natación es su vida y el hecho de levantarse a estas horas no es más que simple rutina.

Berta, tres veces subcampeona de España, ejerce de capitana en su club de siempre. Dentro del C.N. Mataró es la más veterana a pesar de su edad, “hay veces que ves que los que acaban de subir están un poco verdes e intentas ayudarles con tu experiencia”. Sus veintitrés años se difuminan y distorsionan por la madurez que muestra a la hora de contestar las preguntas, parece así entrada en la treintena. Esta sazón con la que habla se une a la pasión que siente por el deporte y su club, demostrando un gran conocimiento por los jóvenes. “Hay mucho nivel, si trabajan pueden conseguir cosas importantes. ¡Alguno ya ha llegado a hacer mínimas internacionales en sus campeonatos!”, dice con una amplia sonrisa en la boca que no la abandona en toda la entrevista.

berta

A pesar de sus veintitrés años, Berta Cantó tiene el conocimiento y las tablas propias de una veterana

Pero ahora toca hablar de ella. Una vida dedicada a la natación, dedicada a aprender, a crecer, a caerse y a levantarse. Son muchas las competiciones que lleva a sus espaldas, “ya desde pequeña me clasificaba para los campeonatos de España en categorías inferiores e iba subiendo hasta el absoluto en el que estoy ahora”. En concreto, no ha fallado a ninguna cita del campeonato español desde que es sénior, lo que demuestra su regularidad y esfuerzo. Cuando le dan a elegir entre todos ellos siempre opta por el mismo: “la Copa de España de Liga Nacional”. Y es que la natación a pesar de parecer un deporte individual y personal, es colectiva y solidaria. “En este Campeonato es donde realmente somos un equipo y puntuamos, no importa tanto tu marca personal sino la posición y lo que puedas ayudar al grupo”. Viendo la respuesta no sorprende a nadie que sea la capitana de su club.

Aunque dicho torneo sea su favorito, y tras haber competido en multitud de pruebas tanto nacionales como internacionales, es el Campeonato de España 2010 de Barcelona el que recuerda con especial felicidad. “Técnicamente lo nadé muy bien, todo era muy positivo. A nivel de posiciones hice la plata, consiguiendo ser segunda de España en 50, 100 y 200 braza, mi especialidad. Todo iba rodado”. Tras alcanzar las mieles del éxito decidió dar un cambio radical a su vida. “Fui de Erasmus a Roma y cambié la metodología de entrenos. El estar allí hizo que me preparara menos”, dice mientras gesticula sin parar, la danza de las manos que lo llaman, queriendo quizás dibujar con éstas lo que no puede expresar con sus labios. Si bien califica como positivo su año en la capital italiana, éste fue un lastre para su forma. “Me modificó un poco mi estado físico y parece que aún estoy recuperando las sensaciones de 2010. Tenía que ir a clase y no podía hacer dobles entrenos muchas veces”. Lo deja claro, allí “o estudias o nadas”.

berta

Si le dan a elegir entre el modelo español y el italiano, no duda: “prefiero lo que se hace en España. Aquí se trabaja más el apartado aeróbico“. Al menos en cuanto a entrenamientos, porque en lo relacionado a la profesionalización del deporte, Berta se quedaría con el modelo transalpino. ”Sale en los medios. Cada Campeonato Nacional lo hacen por la tele y debajo te ponen tu nombre y el club al que perteneces”, dice mostrando su asombro por cómo se toman su deporte fuera de nuestras fronteras. “En la calle conocen a sus nadadores, Pellegrini, Magnini… es como una rueda”. Una rueda que genera mayores ingresos para los clubs en forma de sponsors y despoja del anonimato a un deporte maltratado mediáticamente en España. Algo que Berta resume en una escueta frase: “ellos son profesionales y nosotros no”.

A pesar de esa falta de profesionalización en su deporte, Berta Cantó demuestra verdadero entusiasmo y devoción por lo que hace. Ella es la muestra tangible de que la constancia y el esfuerzo pueden llevar a cuotas impensables. “Me marcaba objetivos pero nunca posiciones, iba haciendo, pero sobre todo disfrutando”. La joven veterana no sabe lo que le traerá el paso del tiempo, sin embargo sus ojos verdes dejan entrever ganas de más, pero es prudente: “mi idea es seguir nadando pero no sé hasta cuándo”. El mundo del cloro parece ser altamente adictivo y ella es una adicta sin cura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s